VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

LA ENFERMEDAD DE TRANSMISIÓN SEXUAL MÁS FRECUENTE EN EL MUNDO

El cáncer de cuello uterino (o cáncer cervical), es el segundo tipo de cáncer más frecuente en mujeres, con 530.000 nuevos casos reportados a nivel mundial cada año. Anualmente fallecen alrededor de 270.000 mujeres a causa de esta enfermedad, lo que la hace la tercera causa de muerte por cáncer en mujeres. Se estima que más del 85% de estas muertes ocurren en países en vías de desarrollo, como Colombia.

La infección con cepas de virus de Papiloma Humano (VPH) de alto riesgo, está estrechamente relacionada con la aparición de cáncer de cuello uterino. Las variedades de VPH de alto riesgo, incluso cuando están presentes a bajos niveles, son capaces de inducir tumores malignos. Una infección activa con una cepa de VPH de alto riesgo puede desencadenar cambios a nivel celular en el pene, uretra, vejiga, vagina, vulva y cuello uterino; lo que puede traducirse en la aparición de algún tipo de cáncer. Las cepas de VPH 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 66 y 68 son catalogadas como cepas de alto riesgo, por su relación con cáncer cervical. El 70% de los casos de cáncer cepas VPH16 y VPH18 están relacionadas con de los casos de cáncer cervical.

 

cad16

Los síntomas de la infección con VPH pueden pasar desapercibidos por largos períodos de tiempo, estos síntomas pueden manifestarse semanas, meses o incluso años después del contacto inicial. Mujeres infectadas en la adolescencia pueden permanecer con la infección latente y presentar los cambios celulares después de los treinta o cuarenta años de edad. Aunque la infección con VPH puede ser imperceptible y asintomática, es posible realizar un diagnóstico temprano que permite tomar todas las previsiones necesarias. Un diagnóstico temprano y acertado, permite prevenir la aparición de cáncer de cuello uterino.

Tradicionalmente, la detección y diagnóstico de infecciones con VPH se ha realizado mediante la prueba de Papanicolau o citología vaginal. Aunque actualmente, la citología es un proceso de rutina en muchos laboratorios, tiene muchas limitaciones: alrededor del 8% de las muestras son tomadas de manera inadecuada y debido a errores durante el análisis, pueden diagnosticarse hasta un 30% “falsos negativos”. El uso de nuevas y poderosas herramientas de Biología Molecular, permite diagnosticar e identificar las cepas de VPH de una manera mucho más confiable. Utilizando tecnología de punta, es posible detectar las moléculas del ADN viral y a partir de ellas se realiza una identificación genética de altísima precisión.

grafica-1024x598

En COLCAN utilizamos tecnología basada en biología molecular para la detección del VPH. Es una prueba multiplex basada en la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) en tiempo real. Esta prueba permite realizar la detección y genotipificación simultánea de 28 cepas del VPH de alto y bajo riesgo de mayor prevalencia en el mundo.

ma-63-1024x684

 




Deja un comentario